Pinturfama
  Oficina: 94 461 23 58
  667 75 41 89 (Javier)

Cosas que debes saber antes de contratar a una empresa para quitar el gotelé

Quitar el gotelé es una tarea laboriosa y complicada que debe ser realizada por profesionales expertos para obtener buenos resultados. Te damos algunos consejos para saber interpretar un presupuesto y distinguir a quien te ofrece el mejor servicio.

 

El gotelé, tan popular hace décadas, hoy es considerado antiestético, sobre todo por los más jóvenes. Retirarlo es una tarea bastante compleja y laboriosa: hay que tener experiencia y ser buen profesional para obtener buenos resultados. No es recomendable que una persona sin experiencia acometa esta tarea: lo mejor es contratarlo a una empresa de pintores.

 

Un albañil puede hacer este trabajo, pero necesitarás pintores para dar color una vez retirado el gotelé. Por lo tanto, la mejor opción es contratar a pintores, que tienen mucha experiencia quitando gotelé.

 

Similar al gotelé, también se está retirando últimamente mucho ‘picado decorativo’. El método es similar, pero con la dificultad añadida de que, en su mayoría, están elaborados con pintura plástica directa, lo que hace necesario un lijado posterior más agresivo.

 

Cuando te animes a pedir presupuesto, lo primero es recibir la visita del profesional. Para calcular precio y decidir el método a utilizar, es necesario saber si la pintura que se aplicó sobre el gotelé es mate o satinada, y cuál es su calidad y dureza.

 

En esta primera visita, el profesional examinará las paredes y consensuará con el propietario el acabado deseado, para decidir cómo se acometerá el trabajo.

 

Otro factor a tener en cuenta es que, si el gotelé no está muy deteriorado, es posible proyectarlo en las zonas que lo requieran, lo que rebaja considerablemente el coste de los trabajos.

 

Preguntar si el trabajo de pintura está incluido

 

A la hora de interpretar presupuestos, hemos de saber si en el precio que te presentan está incluido o no el trabajo de pintura.

 

Pueden presentarte un precio por quitar el gotelé y que des por hecho que incluye la pintura y luego resulta que no, que la pintura va aparte. Y el presupuesto, como es lógico, se encarece bastante.

 

Por otro lado, en el presupuesto deben venir bien detalladas las diferentes fases del trabajo:

 

1.- Protección de la vivienda contra la suciedad.
2.- Eliminación del gotelé.
3.- Lucidos de la superficie.
4.- Eliminación de imperfecciones.
5.- Capas de pintura.

 

1 Protección de la vivienda contra la suciedad

 

Eliminar el gotelé levanta muchísimo polvo. Hay que proteger bien la vivienda y los muebles antes de empezar a trabajar para que no se vean afectados.

 

2 Eliminación del gotelé

 

En Pinturfama utilizamos una máquina llamada ‘retroorbital’. Es 7 veces más potente que una lijadora normal. El trabajo de base es muy eficiente y con esto evitamos que, con las capas posteriores, la pared vaya ganando anchura hasta casi alinearse con el rodapié…

 

3 Lucidos de la superficie

 

Tras retirar el gotelé aplicamos un fondo fijador y procedemos al lucido de la superficie. El uso de material de calidad es importante para un buen agarre. En Pinturfama utilizamos mecafino banda azul, un yeso de elevada pureza con el que logramos un gran acabado.

 

Los albañiles suelen utilizar morteros de baja pureza tipo yeso, para trabajarlos de forma más sencilla en una sola capa. Esto dificulta su lijado posterior e impide que la pintura posterior se absorba de forma homogénea.

 

Es conveniente lucir la pared no una vez, sino dos, para un resultado perfecto.

 

4 Eliminación de imperfecciones

 

Tras cada lucido se debe lijar la superficie para eliminar posibles imperfecciones y dejar la superficie totalmente lisa para la pintura.

 

5 Capas de pintura

 

Una vez lista la superficie, ya podemos pintar. Nosotros siempre utilizamos material de Alta Decoración y damos al menos dos manos.

 

Un último consejo: como hemos visto, quitar el gotelé es un trabajo en varias etapas, laborioso y que genera bastantes molestias por la suciedad. Por ello, es mejor quitarlo en toda la casa a la vez que hacerlo habitación por habitación. Saldrá más económico y causará menos molestias a sus propietarios. Si planeas hacer obras en casa y puedes trasladarte temporalmente a otro domicilio, será el momento ideal para quitar el gotelé.